Inconvenientes de la microgestión en la clínica veterinaria

Inconvenientes de la microgestión en la clínica veterinaria

Consejos

Formas de gestionar los equipos hay muchas. Sin embargo, según la empresa, hay que encontrar la que mejor se adapte a ella. La microgestión es una de esas formas y aunque tiene sus ventajas, también conlleva ciertos problemas. Veamos los posibles inconvenientes de la microgestión en la clínica veterinaria.

¿Qué es la microgestión?

La microgestión se trata de un modelo de gestión de los equipos de trabajo en el cual la persona responsable centra sus esfuerzos en observar e intentar corregir cada pequeño detalle.

El fin de esta manera de gestionar es optimizar los ratios de rendimiento a través de un seguimiento concienzudo.

Esto puede ser positivo, pero en muchas ocasiones tiene un impacto negativo sobre los miembros del equipo y, consecuentemente, sobre las empresas.

Inconvenientes de la microgestión en la clínica veterinaria

La microgestión es muy propia de muchos de los líderes de equipos, especialmente de aquellos que no está acostumbrados a delegar. Sin embargo, ponerla en práctica puede no ser tan beneficioso como, a priori, se espera.

Algunos de los inconvenientes de la microgestión en tu clínica veterinaria, podrían ser los siguientes.

Los inconvenientes de la microgestión en la clínica veterinaria

Desmotivación del equipo

Cuando un micromanager está realizando siempre un marcaje estrecho a lo que hace cada empleado del centro es muy normal que aparezca la desmotivación en ellos.

Esto es así porque el sentimiento será de que no hay confianza en el equipo veterinario ni hacia sus capacidades laborales

Menos eficiencia

Al dedicar demasiado tiempo a los detalles pequeños, la eficiencia se reduce. Se acaba destinando muchas horas de trabajo en cosas que son irrelevantes, por lo que se resta importancia a otros asuntos con más peso.

Incremento del estrés

Cuando un responsable está continuamente detrás de lo que hace cada empleado midiendo al detalle, está ejerciendo también mucha presión sobre los mismos.

A no todo el mundo se le da bien trabajar con tanta presión encima, por lo que los niveles de estrés se verán aumentados entre la plantilla afectando a su salud mental y rendimiento.

El ambiente laboral en la clínica empeora

Uno de los mayores inconvenientes de la microgestión en la clínica veterinaria es que, además de todos los puntos anteriores, se suma el mal ambiente laboral que se puede crear por la situación derivada de ellos.

¿Cómo se pueden evitar los inconvenientes de la microgestión en la clínica veterinaria?

La microgestión suele venir de la mano de los altos mandos de la clínica, sin embargo, cualquier empleado podría llegar a desarrollar este tipo de estrategia.

En cualquiera de los casos para evitar las consecuencias negativas que acarrearía para vuestro centro veterinario, hay que tener en cuenta varios aspectos:

  • Se puede prestar atención al detalle cuando se están implantando nuevos métodos de trabajo o hay empleados nuevos en el centro. Sin embargo, hay que ser consciente de que en un determinado momento hay que «soltar».
  • Es importante tener en cuenta y transmitir al equipo que lo más esencial es la productividad global.
  • Hay que tener claro que delegar es esencial para lograr un mejor rendimiento por parte de todos los empleados.

¿Se aplica la microgestión en vuestro centro veterinario? ¿Os funciona? ¡Podéis contárnoslo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *